Un lugar no marcado en el mundo. Textos que ponen en escena identidades, vínculos, sexualidades, cuerpxs y cuantos modos de existencia surjan que desborden los límites del lenguaje, potencias de vida que no están están normadas e incomodan la lengua.

Un lugar no marcado en el mundo
Memorias de Abel Herculine Barbin

Con textos de:

Julia Bustos, Duen Sacchi, Sasa Testa

126 pp., 21×15, 2020, 978-987-3808-42-05

 

Abel Herculine Barbin.
Fue institutriz, dama de compañía, empleado de ferrocarril, administrativo, camarero de un barco.
Nace el 7 de noviembre de 1838 y es regristradx como de sexo femenino bajo el nombre de Adelaïde Herculine Barbin.
Al entrar en la pubertad se hace patente su corporalidad intersexual. Elige no ocultarse y afirmarse, y se expone al sistema médico-clérico-judicial de la época.
El 21 de junio de 1860 el tribunal civil de Sain Jean d’Ángély rectifica su partida de nacimiento como de sexo masculino bajo el nombre de Abel Herculine.
En febrero de 1868 pone fin a su vida.
Sus memorias, que fueron a parar a los anales de la medicina, son retomadas por Foucault para poner en cuestión la existencia de un “sexo verdadero”.

“No queremos más enfermar, sufrir, morir, y ser expulsadxs del banquete del amor solamente porque no nos vemos -por dentro o por fuera- como la heteronorma dice que debemos vernos; ese hombre y esa mujer de la que hablan no existe. Y la rigidez de estos dos conceptos no nos deja ver lo que sí existe, que es la diversidad de lo vivo.
Aún así, pese a esta fuerza institucional que ponen en escondernos, no logran frenar la existencia de nuestrxs cuerpxs; porque somos toda la Biología y la Genética que no quieren ver. Por eso nos cortan y nos cosen, para sostener el binomio; los cuerpos de los bebés intersex son mutilados para que se vean de la forma en que se supone que deben existir.”

Julia Bustos

“Poner la palabra de médicos, legistas, jueces, criminólogos en el orden de la ficción es una posibilidad de salir de los juegos de verdad… Las figuraciones de la encantadora de talismanes y la señorita novio son quienes me permiten acercarme a “Mis memorias” de Abel Barbin y ocuparme de quienes hacen texto y cuerpo con su historia y dar cuenta de nuestros encuentros con la colonialidad del poder. Somos esos destellos quizás, que conmueven a Foucault, que le dan risa y le estremecen, quizás vidas paralelas, que esta vez tomamos por asalto los documentos y entramos en la historia quizás por la única puerta que nos ha sido permitida, la de la ficción contra nosotres mismes.”

Duen Sacchi

Herculine culmina sus memorias con una pregunta que podría ser interpretada como una interpelación a las distintas expresiones de aquello que llamamos “deber ser”: ¿Qué extraña ceguera me hizo sostener hasta el final este papel absurdo? La invitación es a dejar de lado todos los papeles que nos hayan hecho creer que teníamos que representar. Que haya menos papeles y más vida. Que todxs tengamos un lugar en el mundo.

SaSa Testa